Divorcio&miedo inmobiliario

¿Venderla, alquilarla o vivir en ella? Damos valiosos consejos.
Modernes Appartement

Cuando los caminos se bifurcan.

En cuanto termina una relación amorosa, suele significar un corte profundo en la vida que una vez compartimos. Especialmente si han invertido en un condominio o una casa como matrimonio, se plantea la cuestión de qué debe ocurrir con la propiedad después de la separación. El hecho de que quiera vender o alquilar la propiedad de su divorcio depende de muchos factores.

¿Quiere vender?

Vender los bienes del divorcio es la mejor solución para muchas parejas divorciadas. La mayoría de las veces, ninguna de las ex parejas quiere quedarse en la casa compartida porque asocian demasiados recuerdos al inmueble. Las razones económicas también suelen influir. Si una de las partes se hace cargo de la propiedad, no sólo debe correr con los gastos corrientes, sino también pagar a la ex pareja. En caso de venta, los activos se dividen equitativamente.

Ventajas de una venta:

  • La venta supone un claro corte para ambas partes
  • Ingresos de ventas como plus financiero para inversiones posteriores
  • Perspectivas de futuro rentables sin obligaciones

Desventajas de una venta:

  • El acuerdo debe producirse con prontitud
  • Los bienes del divorcio ya no pasan a la herencia
Para gestionar con seguridad la venta de los bienes del divorcio tras una separación, es importante que ambas ex parejas estén dispuestas a comprometerse y a tirar juntos por última vez. Si se cumplen estas condiciones, el producto de la venta promete perspectivas positivas para el futuro.

Cuando el alquiler es una opción.

También hay buenas razones para alquilar una vivienda. Los ingresos pasivos le permiten reducir las cargas financieras del divorcio. No obstante, debe tener en cuenta que en el futuro deberá mantener contactos regulares con su ex pareja si, por ejemplo, hay que tomar decisiones importantes en relación con la propiedad.

Ventajas del alquiler:

  • El alquiler puede ser rentable
  • Ingresos mensuales por alquiler como fuente segura de ingresos
  • La propiedad alquilada puede ser heredada posteriormente por los hijos

Desventajas del alquiler:

  • La carga administrativa y el reparto de tareas deben distribuirse equitativamente
  • Ambos ex socios deben seguir representando intereses comunes
Alquilar una propiedad para el divorcio es especialmente aconsejable si ambas partes pueden imaginar participar en decisiones conjuntas en el futuro. Una división clara del trabajo y unos acuerdos justos son el requisito previo para que se considere un arrendamiento y no se descarte una herencia posterior.
Das Team von WEISS IMMOBILIEN

Así es como te apoyamos.

Si decide vender o alquilar la propiedad de su divorcio: Sopesar los pros y los contras le plantea retos particulares en esta fase final de su tiempo juntos. Tomar una decisión racional con el telón de fondo de una carga emocional requiere previsión y debe estar bien meditada. Le ayudamos a evaluar objetivamente la situación y le evitamos una venta o alquiler precipitados. Además, en WEISS IMMOBILIEN siempre estamos atentos al mercado del sector en Hamburgo y actuamos con pericia, para que usted pueda tomar una decisión con toda tranquilidad y que refleje plenamente el valor de su propiedad.

Como expertos en divorcios inmobiliarios, nuestros agentes inmobiliarios en Hamburgo estarán encantados de atenderle con confianza. Juntos encontramos una solución con la que ambas partes están satisfechas y ven potencial para un futuro sin preocupaciones. Esperamos sus noticias.

Tenemos respuestas a sus preguntas

Muchos propietarios quieren dejar atrás su separación rápidamente y se ven presionados por el tiempo a la hora de vender la propiedad. A menudo, la gente vende por la primera oferta y pierde beneficios potenciales en el proceso. Por desgracia, también ocurre una y otra vez que las ex parejas no llegan a un acuerdo. Mientras una parte quiere quedarse con la propiedad, la otra quiere venderla. En tal caso, la venta del inmueble puede demandarse después del año de separación.

La mayoría de las parejas deciden no firmar un contrato matrimonial cuando se casan y optan por la forma legal de comunidad de ganancias. Por lo tanto, las posesiones materiales, como una propiedad, pertenecen por igual a ambos cónyuges. Estos deben dividirse a partes iguales en caso de divorcio, independientemente de quién pagó qué cantidad por la adquisición. Por lo tanto, si quiere permanecer en la comunidad de bienes, debe pagar a su cónyuge.

Si ambas ex parejas desean ocupar el inmueble, dividirlo en varias partes residenciales puede ser una solución. La base para ello es que la vivienda cumpla los requisitos para la transformación y que usted se comprometa a seguir manteniendo el contacto con su ex pareja. Si prefieres ir cada uno por su lado, no es aconsejable separarse.

Si desea seguir residiendo en la vivienda, deberá pagar a su ex pareja. Si no es posible, éste puede demandar la venta después del año de separación. A continuación, su propiedad se vende a través de una subasta de partición muy por debajo de su valor real. El producto de la venta también se utilizará para pagar los gastos judiciales y periciales antes de que el importe se reparta entre usted y su ex pareja. Por lo tanto, es mejor evitar este resultado y consultarnos.

Somos expertos cuando se trata de bienes inmuebles, incluidos los de divorcio, por supuesto. Tras haber asesorado a muchas parejas divorciadas en relación con sus propiedades, conocemos los escollos y trampas que hay que evitar y tratamos a ambas partes con profesionalidad y equidad. De este modo, nos aseguramos de que todas las partes queden satisfechas con el resultado y se evitan costosas decisiones equivocadas.

¿Desea vender su propiedad actual?

Rellene el formulario con toda la información necesaria.
Detalles de la propiedad
Tipo de objeto:
Datos personales

Nuestros servicios

Comprar

Te gustaría

comprar...

Vender

Te gustaría

vender...

Evaluación

Usted desea

una evaluación...